Tuesday, 12 January 2016

Jorge Grullón

El hermano Jorge Grullón, SCV, 
parte al Seminario Jesuita


Jorge Grullón
De Siervo de Cristo Vivo a una primera experiencia con la Compañía de Jesús.

Jorge Grullón
El domingo 10 de enero, doce Siervos fuimos a San Cristóbal para acompañar a Jorge Grullón, donde fue recibido por los Jesuitas, en su primer paso para entrar en el seminario.  Nosotros estábamos muy contentos de entregar un Siervo de Cristo Vivo al servicio de la Santa Madre Iglesia como futuro sacerdote.

Fiesta del Bautismo del Señor
Era el domingo en el que la Iglesia celebra el Bautismo de Jesús. Es un día de cambios: cuando Jesús empieza su vida pública y cuando la Iglesia comienza el “tiempo ordinario”.

La familia de Jorge
Jorge con su hermano, sus padres y sus abuelos.
Las lecturas
La celebración de la Palabra tuvo mucho significado para nosotros:
La monición
«Hoy celebramos el día en que Jesús abrió su corazón para hacer la voluntad del Padre…estamos llamados a crecer a la altura de Cristo»
La Primera Lectura
«Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero … Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado». (Isaías 42,1-4.6-7).
El Evangelio
«Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.» (Lucas 3,15-16.21-22).
La Homilía
« Mira a Jesús y síguele … Jorge inicia su formación ahora, pero la cosa empezó hace tiempo. “La cosa empezó en Galilea” se encendió esta llamita hace tiempo… Dios le salió al encuentro…  Está llamado para servir, para vivir para Dios… “¿No saben ustedes que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?”…  Hacer el bien como Jesús, vivir mi bautismo como Jesús “Tu eres mi Hijo amado”… sólo por amor, que es la fuente de toda vocación, que nos lleva a permanecer en el camino… sólo con amor se puede seguir a Jesús».

El Padre Ambiorix Polanco, SJ le entregó a Jorge 
la llave de la Casa de Nazaret, 
que es la casa del pre-noviciado.

El camino de la vocación
Suponiendo que se confirme su vocación, le espera a Jorge una larga e intensa preparación:
— Después de unos cinco meses en la Casa de Nazaret
— pasará al Noviciado por 2 años,
— pasará a Filosofía por 2 años,
— pasará a “magisterio” (trabajo pastoral en un colegio o una parroquia) por 2 años,
— pasará a Teología por 2 ó 3 años,
— pasará a su ordenación diaconal por 6 meses,
— pasará a su ordenación sacerdotal,
— y tras 2 ó 3 años, pasará a su Tercera Aprobación (la recepción definitiva en la Sociedad de Jesús).

La otra familia de Jorge. 
Los doce SCV quienes acompañamos a Jorge en este día tan importante para él.
 Testimonio
En diciembre de 2014, (hace un año) Jorgito dio el testimonio siguiente en nuestro programa de radio “Siervos a los pies del Señor”:
Jorge Grullón se dedicó a sus estudios a pleno tiempo, a costa de su vida social y de su vida de familia también.  Efectivamente, se graduó de la universidad en Economía con honores, “Magna Cum Laude” .
En el año 2009 fue invitado a asistir a una Pascua Juvenil, contra su propia voluntad.
Pusieron la película “La Pasión” de Mel Gibson.  Durante la proyección, Jorge oyó a Dios hablarle:
«Sentí la voz de Dios.  Me decía ‘Yo te perdono.  No te preocupes más.  Yo te quiero.  Yo te amo, Yo te he perdonado”.  Después de allí, ya los estudios no eran lo más importante en mi vida.  Lo más importante era Dios.  Era como mirar desde la óptica de Dios.  Ya no tenía una carga de que tenía que estudiar mucho para que las personas me reconocieran como un buen estudiante.  Ya para mi lo importante era Dios.  Que Dios me quería como yo era.  Entonces ya vivía feliz.  En la universidad vivía abrazando a la gente, porque  estaba contento.  Ese era el amor de Dios –realmente-, que tenía en mi corazón.  Él me amaba, me amó primero.  Antes yo no me amaba mucho  a mi mismo.  Y descubrí en este momento que el Señor me amó primero a mí.  Me amó para que yo me amara a mí mismo y así amar a los demás».
Más tarde Jorge hizo un curso ‘Felipe’:
«Era espectacular.  En el primer tema, el ‘Amor de Dios’, tuve un descanso en el Espíritu.  Salí de allí queriendo servir al Señor y hablar de El, y hacer todo lo que tuviera que hacer con Dios, ya no eran los estudios – era Dios.  Quería que otras personas sintieran y vivieran lo que yo estaba viviendo.»
Desde entonces todo ha cambiado en la vida de Jorge.  El sentido de la Eucaristía.  Una vida de oración, pero también una vida de servicio y de intercesión.
Jorge siguió la formación de la CSCV y fue aceptado como miembro de la misma, sirviendo en el grupo de oración “Rebaño Joven” y perteneciendo al Ministerio Marcos.
En cinco años, Jorge ha cambiado por entero, porque descubrió que Dios le ama, y le amó primero.  Si Dios puede cambiar a Jorge, también puede cambiarte a ti.
«En esto está el amor; no es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó primero» (I Juan 4, 10).



Sunday, 3 January 2016

El origen de la Altagracia

Para profundizar sobre el origen de la Altagracia, 
hay que dividir la cuestión en dos partes:
El origen de la devoción a la Altagracia
El origen del cuadro de la Altagracia:

El Origen de la devoción a la Altagracia

   Al indagar en la historia de la devoción a Nuestra Señora de Altagracia, encontramos dos enormes “huecos” donde hay una falta de información por completo:
— El primero es en España en los años 711 - 722, cuando la invasión de los moros eliminó todo vestigio de la cristiandad encontrado en gran parte de la Peninsular Ibérica.
— El segundo es en La Española, donde en el año 1586, el corsario Francis Drake eliminó todo vestigio del catolicismo encontrado en la ciudad de Santo Domingo.

La Peninsular Ibérica
   La devoción a Nuestra Señora de Altagracia se originó en la Peninsular Ibérica.  Quedan muy poco indicios del culto antes de la invasión de los moros (711 - 722).  Sin embargo, es posible que la devoción a Nuestra Señora de la Altagracia originó en el tiempo de los Godos en el noreste de España en los Siglo VII - VIII.

Expansión del Caliphate Omeya

El Islam desde la India hasta la Peninsular Ibérica
Los Árabes, influídos por las prédicas de Mahoma (569-632), se lanzaron desde Arabia a la Guerra Santa para la expansión de su doctrina (632-711) por todo el Medio-oriente, el litoral sur del Mediterráneo, y la Península Ibérica.  En 711 los Árabes vencieron al último rey godo, don Rodrigo, en la batalla del Lago de la Janda (Guadalete) e instauraron una dominación de la Peninsular que duraría cerca de ocho siglos.

La Conquista de la Peninsular. 
El color verde indica tierra árabe.
Pelayo derrotó a los musulmanes en la batalla de Covadonga (722). 

Los cristianos, refugiados en las montañas de Asturias y en los altos valles de los Pirineos, organizaron núcleos de resistencia y comenzaron a pensar en la reconquista del país.  A partir del triunfo de Covadonga (722) se iniciará un lento pero persistente avance hacia el sur.  Surgieron los reinos de Asturias, León, Navarra, Portugal, Castilla y Aragón.  El éxito militar se debía en gran parte a la participación incondicional de las Órdenes Militares.

Las órdenes militares
Las órdenes militares fueron instituciones religioso-militares creadas en el contexto de las Cruzadas como sociedades de caballeros cristianos, inicialmente para la defensa de los Santos Lugares -Las órdenes de los Templarios, Hospitalarios y del Santo Sepulcro-, y luego aplicadas a la propagación o la defensa de la fe cristiana, contra los musulmanes como las órdenes militares españolas durante la Reconquista. Los caballeros de las órdenes militares estaban sometidos a los votos canónicos de las órdenes religiosas, siendo "mitad monjes, mitad soldados".

Primera mención documentada de “Altagracia”
   En el año 1140 se fundó el monasterio de Fitero en Niencebas (Navarra).  Era el primer cenobio cisterciense que se construyó en la Península Ibérica.  Desde allí, el Abad Raimundo Fitero emprendió una gesta religiosa y militar para defender el pueblo de Calatrava, que culminó con la creación de la Orden Militar de Calatrava, en el año 1158.
   En el año 1229 se fundó la población de Manzanares y le pusieron bajo el patronato de Nuestra Señora de Alta Gracia, siguiendo la devoción de la familia fundadora, la familia Sagasti-Manzanares (de Vizcaya), cuyos miembros habían acompañado al Abad Raimundo Fitero, cuando se dirigió al sur para proteger el pueblo de Calatrava.
   Es aquí donde -por primera vez-, encontramos una referencia específica a la devoción a Nuestra Señora de Altagracia.   Así que, se puede decir que por el siglo XIII la devoción se había asentado entre algunas de las familias más destacadas.

La Orden de Calatrava
La regla de la Orden de Calatrava, modelada sobre las costumbres cistercienses para hermanos laicos, impuso a los caballeros -que eran efectivamente “monjes guerreros”-, además de las obligaciones de los tres votos religiosos (obediencia, castidad y pobreza), las de guardar silencio en el dormitorio, refectorio (comedor) y oratorio; ayunar cuatro días a la semana, dormir con su armadura, y llevar, como única vestimenta, el hábito blanco cisterciense con una sencilla cruz roja, «flordelisada»: una cruz griega con flores de lis en las puntas.

Las Órdenes Militares
   Con la institución de las Ordenes Militares: primero la de Alcántara (1156), y en seguida las órdenes de Calatrava (1158) y Santiago (1170), los cristianos pusieron en marcha la reconquista de la Peninsular en la “Guerra de los Ocho Siglos”.  Era una guerra cruel y radicalmente religiosa.  Sin embargo estaban largos periodos de paz y hasta convivencia entre las dos culturas y religiones de la Peninsular.



Nuestra Señora de Altagracia
   Siempre se ha entendido que la devoción a la Altagracia es una expresión de la Maternidad Divina, es decir «la gracia más alta jamás otorgada a un ser humano era la gracia de ser la madre de Dios».    
Puede que ésta insistencia en ser la madre de Dios -con el énfasis en DIOS-, convirtió nuestra devoción en un ‘grito de guerra’ para las Ordenes Militares, frente a los musulmanes quienes -en el año 711-, habían conquistado gran parte de la peninsular española.   Hay que recordar que el Islam enseña que Jesús no era más que un profeta. 

Sea lo que sea, parece que las Órdenes Militares tuvieron una devoción especial a la Altagracia, porque muchas veces -al librar un pueblo en la reconquista de España-, se construyeron una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Altagracia.  



Extremadura en el año 1500

Los pueblos donde hay una devoción a la Altagracia
   Al principio del siglo XVI, estaban seis pueblos con una devoción a Nuestra Señora de Altagracia en Extremadura.  Todos habían sido reconquistado por, o entregado a, una orden militar:
— Helechosa de los Montes, reconquistado en 1222 por las Orden de Calatrava y Santiago.
— Garrovillas de Alconétar, liberado en 1167 por la Orden del Templo.
— Manzanares, reconquistado por la Orden de Calatrava en 1199-1207.
— Mora en 1175 entregado a la Orden de Santiago.
— Zalamea de la Serena, entregado en 1496 la Orden de Alcántara.
— Siruela, reconquistado en 1236 por el Orden de Alcántara. 

Seis "carretones" pero ningún óleo
   La curiosidad es que todos los seis pueblos de Extremadura con una devoción a la Altagracia tienen un imagen tipo "carretón" -es decir una muñeca-, y ninguno tiene una pintura o sea, un óleo.   Así que nuestra pintura es el único cuadro.

   Todavía la gente de Garrovillas de Alconétar (en el norte de Extremadura) y la gente de Siruela (en el sur de Extremadura) celebran la fiesta de la Altagracia cada año.


Nuestra Señora de Altagracia, Siruela, Extremadura


    Finalmente, en el año 1492, en tiempos de los Reyes Católicos, la toma de Granada puso fin a la “Reconquista de los Ocho siglos”, y -a la vez-, la razón de existir para las Ordenes Militares que ya habían cumplido su objetivo de expulsar los moros de la Peninsular Ibérica.
   Por coincidencia, en el mismo año ocurrió los descubrimientos de Cristóbal Colón.  El reto de “lo nuevo” atrajo a mucha gente de las distintas Ordenes Militares quienes se trasladaron al Mundo Nuevo para seguir con el único estilo de vida que conocieron: lo de conquistar en el nombre de Dios.

  
Santo Domingo, La Española
   Con una larga historia de devoción a Nuestra Señora de Altagracia por parte de las Ordenes Militares, -especialmente la Orden de Alcántara-, no es sorpresa encontrar que fundaron Iglesias dedicada a Nuestra Señora de Altagracia en La Española también:

Nicolas de Ovando
   En el año 1502 Frey Nicolás de Ovando llegó a La Española como Gobernador.  Era el “Comendador Mayor de la Orden de Alcántara”.  En 1503 mandó a construir el hospital “San Nicolás de Bari” en Santo Domingo.  Su capilla -fundada el 29 de noviembre de 1503-, era una pequeña Iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Altagracia.  Es la primera fecha documentada de la devoción a la Altagracia en nuestra isla.
__________________

¿Cómo se llamó la Iglesia de Higüey?

Una falta de información
   Sin embargo, como decimos anteriormente, hay un enorme “hueco”, con una falta casi por completo de información sobre el primer siglo de la colonia en La Española, porque en el año 1586 el corsario sir Francis Drake eliminó todo vestigio del catolicismo encontrado en la ciudad de Santo Domingo, donde durmió por todo un mes en la misma catedral.

Lo que sabemos de Higüey
Sabemos que
— el cura Juan Mateo estaba remunerado por estar en Salvaleón de Higüey en 1506.
— en 1508 se otorgó título y blasón a la Villa de Salvaleón de Higüey.
— en 1509 el rey “haced merced de diezmos a la Iglesia de Higüey”.
— en 1512 se dio existencia jurídica a la Parroquia en Salvaleón de Higüey.
— en 1517-18 la Villa de Salvaleón de Higüey se traslado a su ubicación actual.

Un detalle
   Sabemos que el 12 de mayo de 1512 se dio existencia jurídica a la Parroquia en Salvaleón de Higüey, (junto con la Catedral de Santo Domingo; El Bonao; Compostela de Azua; San Juan de la Maguana …).  El documento original, firmado por García de Padilla en Burgos, España, fue enviado a La Española donde se le perdió, casi seguro quemado por Sir Francis Drake en 1586 con toda la documentación que encontró en la catedral.  
   Así que, solamente nos queda una copia, encontrada en el Archivo General de Indias, que tiene rayas donde deben escribir el nombre de la parroquia “in honorem —— ” de Bonao, Azua, Salvaleón, Verapaz y Villanueva.  
   Hay que suponer que García de Padilla había dejado la elección de los patrones de las parroquias a las autoridades competentes en La Española.

Lo que no sabemos
   Y aquí el misterio: sencillamente, no sabemos cómo se llamó la parroquia.  No ha sobrevivido documento alguno que nos ofrezca su nombre
   No existe mención alguna de un nombre para la “Iglesia de Salvaleón de Higüey” antes de un documento escrito en el año 1569.

__________________

La Procedencia del 
Cuadro de la Virgen de Altagracia

   Claramente la devoción a la Altagracia había llegado a La Española al principio del siglo XVI, seguramente estaba aquí en el año 1503, y quizás antes.  Sin embargo, la cuestión de cuándo llegó nuestro cuadro de la Altagracia es otra cosa.

Una definición
El cuadro de la Virgen de Altagracia es:
— Un óleo sobre lienzo,
— con un tamaño de 33,5 x 45 cms.,
— del tipo que se llama Virgen de Belén,
— y del estilo flamenco. 
— Es una pintura de la escuela de Alejo Fernández,
— y probablemente fue pintado en Sevilla, entre los años 1510 y 1515.”

   Esta afirmación es el fruto de una investigación larga, profunda y seria para descubrir los orígenes del cuadro.
Efectivamente en mayo del año 2001 viajamos a España para conducir entrevistas extendidas con las cuatro máximas autoridades en la materia:
   Dra. Mª. de la Concepción García Saíz — La “Conservadora Jefe” del Departamento de “América Colonial”, del Museo de América, en Madrid.
   Doña Mª. Dolores Fúster Sabater — La restauradora de nuestro cuadro de la Virgen de Altagracia en 1978.  Actualmente trabaja como restauradora con su propio taller en la sede del Instituto de Patrimonio Histórico Español, en la Ciudad Universitaria de Madrid.  No hay nadie que conoce el cuadro de la Virgen de Altagracia mejor que ella.
   Dr. Alfonso Emilio Pérez Sánchez — Ex Director del Museo de El Prado, es catedrático de historia del arte en la Universidad Complutense de Madrid, miembro de la Real Academia de la Historia, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Academia dei Lincei de Roma.  Actualmente es Director Honorario del Museo de El Prado.
   Dr. Enrique Valdivieso González — Catedrático de Historia del Arte, en la Universidad de Sevilla, con especialidad en la materia de Pintura Barroca Española.  En este momento es probablemente la persona que goza de más autoridad y respeto en aquel mundo altamente especializado.

El cuadro de
Nuestra Señora de Altagracia
La Basílica de Higüey
“Óleo sobre lienzo”
   Los pintores flamencos (de Flandes, Bélgica) del siglo XV fueron los primeros en aplicar la técnica de óleo sobre lienzo de forma sistemática.  Estamos en un período de transición.     Los artistas que pintaban con témpera sobre madera, empezaron a usar óleo sobre lienzo al final del siglo XV, en principio para las pinturas grandes donde el peso de la madera era un problema al momento de colgarlas.  Para 1550 la transición al óleo sobre lienzo fue completa.
   Tres de los cuatro expertos consultados expresaron reservas de que un óleo sobre lienzo, como el de la Virgen de Altagracia, podría haber llegado a La Española antes del año 1520, precisamente porque el uso de óleo sobre lienzo todavía no era tan común.
    Sin embargo, hay evidencia documentada de que llegaron lienzos en 1509  “En la flota de Diego de Colón y de Doña María de Toledo [...] el mercader Andrés de Vega trae «unos paramentos de lienzo pintados de historia»” (Rodríguez Demorizi, Emilio.  “España y los comienzos de la Pintura y la Escultura en América”.  Gráficas Reunidas, S. A.  Madrid 1966.  Pág. 29).

“Virgen de Belén”
   La representación de María como madre de Jesús se remonta a los primeros siglos del cristianismo.
   En el arte occidental podemos hablar de cuatro grupos que encuadran, de manera general, las representaciones iconográficas de María:
— la Virgen antes del Nacimiento del Niño (Inmaculada Concepción, Maternidad Virginal).
— la Virgen con el Niño (tanto las Vírgenes de Majestad como las Vírgenes de Ternura).
— la Virgen de Dolor (la Piedad y los Dolores).
— y la Virgen Protectora (Misericordia, Rosario, Mercedes).
   Ateniéndonos a este esquema, hay que encuadrar el tema de la Virgen de Belén dentro de las denominadas “Vírgenes de Ternura”, que irrumpe en la iconografía mariana en los siglos XIII y XIV con una gran fuerza como respuesta a ese naturalismo de raíz franciscana que conduce a representar a María, no como el trono de Jesús, sino como la Madre del Niño Divino, en actitudes amorosas “Mater Amabilis” como la Virgen de Belén.

“En el estilo flamenco”
   Además del uso de óleo sobre lienzo, que -como ya hemos explicado- tiene su origen en los países flamencos, la vela que San José lleva en la mano es un símbolo navideño propio del Santo, introducido en los países flamencos y de ahí pasó a España.  Cuadros similares, de estilo italiano, habrían dado a San José un farol.

“De la escuela del pintor Alejo Fernández (1475 – 1545), 
y probablemente fue pintado en Sevilla”
   Alejo Fernández nació en 1475 en Córdoba, España.  Es posible que tuviera raíces alemanas.  A su formación centroeuropea hay que añadir una influencia italiana.  Se ignora si adquirió sus conocimientos “renacentistas” en la misma Italia, pero su aprendizaje hubo de realizarlo al finales del siglo XV.  Sus obras reflejan el estilo de la última generación de los “cuatrocentistas” italianos (recuérdese que la primera obra de Rafael es del año 1499).
   Como es natural en un artista de aquel entonces, a su formación debió de contribuir también el estudio de estampas, tan difundidas entonces en toda Europa.
Sevilla -que monopolizó el comercio de las Indias-, se había convertido en la “tierra prometida” de los artistas.  En 1508, Alejo se mudó por allí al aceptar el encargo de pintar las cuatro tablas de la Capilla Mayor de la Catedral de Sevilla (1508-1510).  Fueron los mejores pregoneros de su talento.  Las comisiones no se hicieron esperar.
   El gran maestro impuso su estilo a los pintores sevillanos durante toda una generación.  La escuela Sevillana -hasta que el “rafaelismo” inició la segunda etapa renacentista- es en realidad, la escuela de Alejo Fernández.  Toda una serie de pintores trabajaba en Sevilla.  Sus obras son, en cierto modo, reflejos del genio y la influencia de Alejo Fernández. 
En este contexto se puede decir que el cuadro de la Altagracia “probablemente fue pintado en Sevilla, y posiblemente es de la escuela de Alejo Fernández”.

“Pintado entre los años 1510 y 1515”
   1510.  El Dr. Enrique Valdivieso González no tuvo duda alguna de que el cuadro nuestro fue pintado en Sevilla, y es de la Escuela de Alejo Fernández. 
Como Alejo Fernández no llegó a Sevilla hasta el año 1508, y dedicó los primeros dos años a pintar las cuatro tablas de la Capilla Mayor de la Catedral de Sevilla, es probable que nuestro cuadro no fue pintado antes del año 1510.
   1515.  Para dar al cuadro el tiempo para llegar a Higüey en los años 1517 - 1518, es probable que el cuadro no hubiera sido pintado en Sevilla después del año 1515.

   ¿Cuando llegó el cuadro a Higüey?
   Originalmente se construyó la Villa de Salvaleón de Higüey inmediatamente al este de la Casa de Ponce de León, en San Rafael de Yuma.  Se trasladó a su ubicación actual en los años 1517 - 1518.
    Es probable que la “historia oral” de las niñas y el naranjo sea verdadera en su esencia.  También es probable que se construyera una capilla “donde estaba el naranjo”, entre otras razones, porque todavía no habían construido la iglesia parroquial, después del traslado de la Villa de Salvaleón de Higüey. 

Así que:
— El cuadro de la Altagracia no podía haber llegado a Higüey antes de que se trasladó la Villa desde la casa de Ponce de León a su ubicación actual, sobre el vado del río Duey en el año 1517-1518.  Porque la ubicación del naranjo de la historia oral está en el Higüey actual.
— A la vez, si ya habían construido una Iglesia en el Higüey nuevo, es poco probable que habrían construido una capilla donde el naranjo también.  Es decir, hay que suponer que el cuadro llegó a Higüey poco tiempo -quizás no más que dos o tres años-, después de la fundación del Higüey nuevo.

Así que, podemos decir que  el cuadro de la Altagracia 
llegó a Higüey en, o  unos pocos años, después de 1518.

___________________

Una devoción centrado en un cuadro
con una historia de casi cinco siglos

Desde los documentos más antiguos tenemos testimonios irrefutables de los numerosos milagros atribuidos a la intercesión de Nuestra de Señora de Altagracia.  Al pasar las páginas de la historia, vemos una relación materna y cercana que ha arropado a las generaciones con el manto de su amor y misericordia.  Miles de Dominicanos han encontrado socorro en los momentos más difíciles de sus vidas y de sus familias, sin mencionar las numerosos veces que la presencia de Nuestra Señora de Altagracia ha tomado un papel clave en la historia de nuestra nación.
 Año tras año, los peregrinos han venido a Higüey con humildad para buscarle, para agradecerle, o sencillamente descansar de la tribulaciones del mundo entre los brazos amorosos de su maternidad, esperando que intercediera con su hijo, Jesús.

Gracias Señor Jesús
   por darnos a tu madre, Nuestra Señora de la Altagracia, como nuestra madre y protectora.
Amén.